Policromìas

-------- -----------Mis Libros Infantiles

----------http://stores.lulu.com/martamolano

La Vida Es Una Flor...Y yo Soy Polen que Acaricia El Viento...
Los niños y las niñas son mi preciosa fuente de inspiración. A Dios y a ellos debo cada letra, cada frase, cada verso que escribo y muchos otros que esperan en el tintero mágico.

-------Anhelo ver mi patria bendecida Con Paz.
No hay mayor motivo de inspiración, ni manifestación mas pura de genuina belleza que logre superar la sonrisa de un niño.

Soy de una bella ciudad del Eje Cafetero de Colombia, donde hace siglos existió una raza diferente. Sabios rudos con facciones cobrizas cinceladas por el sol, que honraron su entorno y al planeta lo llamaron "Madre Tierra" mientras plasmaron su talento en la roca, en laminas de oro y figuras de arcilla; es aquí donde se tejen mis raíces. Si pienso en mis ancestros me parece escuchar el son de los tambores jugando en las montañas y la risa de niños, con el rostro pintado, tratando de alcanzar algún conejo o desgranando con sus tiernos dedos, las mazorcas doradas de maíz.c
Hoy emergen desde nuestra historia aquellas culturas, que entre gritos de guerra quisieron arrancarle al llamado progreso el derecho a conservar su esencia; no lograron hacerlo pero a cambio recibieron un preciado tesoro:"Nuestro idioma".
Desde que era niña, estas letras mágicas ejercieron en mi, un poder hipnótico; fascinación que se hizo evidente cuando a los doce años mis compañeras de clase me pedían que escribiera cartas de amor, poesia y acrósticos en rima para obsequiar a los chicos cupido; desde allí amé la literatura y germinaron mis primeros versos. L
Fragmento del libro: Bebè Adrih Sueña

Las Ninfas del Bosque Encantado

Google
 

domingo, 24 de febrero de 2008

Bebé Adrih Sueña

Reencuentro con Atalaya
bebé adrih sueña
Fragmento del libro: Bebé Adrih Sueña
http://www.lulu.com/content/1646075

-Hablando de vejez y tiempos idos... Dijo el águila real filosofando un poco, yo he pasado ya algunas veces por experiencias similares: “Debido a la destreza con la que fui dotada para volar y llegar a la cúspide de los cerros mas altos, he tenido que ingeniarme estrategias, para afrontar los rigores del tiempo y la naturaleza”. Cuando me torno vieja y mi plumas empiezan a perder su vigor, suelo emigrar hacia las altas cumbres y desgarro gran parte de ellas hasta quedar casi desnuda, luego golpeo mi pico sobre algún peñasco y espero temblorosa, adolorida y paciente, hasta que mis plumas y mi pico se hayan renovado, entonces expando mis alas y emprendo el vuelo ávida, por conocer hermosos horizontes que me esperan.
Ante aquella detallada explicación del águila real, Bebé Adrih que estaba allí en brazos de la nana, se quedó sorprendido, pues acababa de recordar lo familiar que le resultaba aquella historia, el personalmente había presenciado algunas veces su maravillosa renovación y compartido la dicha de volar sobre las alas del ave de tan excelso linaje, ahora ella parecía no recordarlo porque el tenía un aspecto diferente.

Al dirigir la mirada hacia las altas cumbres, el pequeño logró recordar, los sucesos de una hermosa mañana de hace ya mucho tiempo.

Adrih observaba desde los empinados cerros, a una hermosa águila que feliz graznaba mientras volaba. El ave permaneció durante mucho tiempo, en aquel escenario inmaculado bajo la mirada atenta y extasiada de Adrih, que no quería perder ningún detalle de aquella ceremonia, realizada con tal magnificencia. A escasos metros del lugar donde se encontraba, escuchó los graznidos lastimeros del polluelo del águila. Entonces, se acercó hasta el nido y al ver al tembloroso y solitario aguilucho, de escasas plumas y aspecto escuálido se sintió conmovido, pues le pareció indefenso y susceptible en la cima empinada de los peligrosos riscos. Allí se quedó durante un breve tiempo, contemplando al polluelo, pero al imaginar lo que sería aquel frágil aguilucho dentro de algunos meses, su perspectiva cambió, “Aquel escuálido polluelo, lograría ser un águila real tan majestuosa y bella, como la que en éste momento surcaba el horizonte”.

¡Atalaya! Dijo Adrih al pequeño y asustadizo aguilucho. Desde hoy tu nombre será Atalaya. Y el pequeño polluelo lo miró fijamente, con su mirada fría impenetrable, como si aquel frágil pedacito de vida desplumada, pretendiera que sus ojos, quedaran grabados para siempre, en la memoria del pequeño y amigable ser, que había tenido la osadía de escalar los empinados y peligrosos riscos, donde tan solo las águilas logran llegar.

¡Atalaya! Decía Adrih, mientras colocaba suavemente al pequeño aguilucho, entre la palma de su mano y no dejaba de mirar sus ojos.

“Aquel encuentro, fue solo el inicio de una hermosa e inquebrantable amistad”.

A los pocos días, cuando Adrih escalaba los cerros con el propósito de visitar a su pequeña amiga, presenció su primera lección de vuelo. Mamá águila, parecía realmente disgustada con Atalaya, pues graznaba fuertemente, mientras con sus garras empujaba el nido donde se encontraba su pequeña y asustada amiga, lanzándolo con ímpetu al vacío, con el aguilucho dentro.

Adrih, cerró los ojos y contuvo la respiración. ¿Que pretendía mamá águila, acaso aquella ave de rapiña carecía completamente de instintos maternales?. Atalaya debía estar realmente asustada. Su escuálida amiga, posiblemente sufría en éste momento, un grave estado de pánico. Pero cual no sería la sorpresa de Adrih, cuando al abrir los ojos, vio al aguilucho aleteando con fuerza. Lo cierto, es que parecía estar disfrutando su primera lección de vuelo. Entre tanto mamá águila volaba orgullosa haciendo círculos en derredor, dándole ánimo e inspirándole confianza.

Seguro que Atalaya jamás olvidará éste día. Pensó el pequeño, quien con una sonrisa de satisfacción, siguió escalando los escabrosos cerros, para felicitar a su pequeña amiga por la espectacular proeza que había realizado.

Marta Lilián Molano L

Fragmento del libro: Bebé Adrih Sueña

http://bebe-adrih.blogspot.com/
http://www.lulu.com/content/1646075

6 comentarios:

Lila Manrique dijo...

Hola compatriota, tienes un blog hermoso, escribes maravillosamente y me llevaré tu link para mi blog.
Un abrazo grande

Cristian dijo...

soy cristian bonito blog ya veo k te gustan los libros ¿no?.De donde eres?eres de colombia ? contestame .

Cristian dijo...

bonito blog ya veo k te gusta leer eres de colombia? vas a un cole de alli?

Cristian dijo...

ya veo k te gusta leer ,de donde eres?

cristian dijo...

Gracias por tu visita. tu tambien tienes un blog muy bonito, nos iremos viendo. Saludos.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hola.
Te he conocido a través de lulu. Me gusta como narras y ese toque que le das.
Saludos
La cólera de Nébulos